Diez cosas de amamos de acampar

Diez cosas de amamos de acampar

1.- Sensación de libertad. Adiós estrés.

Ir de camping es una excelente manera de volver a conectar con la naturaleza, de disfrutar de la vida y respirar aire fresco. Al pasar por esta experiencia, nos damos cuenta de lo poco que solemos fijarnos y valorar las pequeñas cosas. El silencio, la calma, el frescor de la brisa, el sonido de los arroyos, las hojas de los árboles al moverse, el viento… Todo esto son cosas en las que no solemos reparar habitualmente. Ir de camping es una excelente manera de desconectar y reconectar al mismo tiempo con el mundo que nos rodea.

2.- Cambia el ritmo de vida.

Cuando estás en la naturaleza y no tienes que levantarte pronto para trabajar ni para atender ningún tipo de obligación, puedes permitirte el lujo de levantarte con el sol. Esto es realmente maravilloso. Al ir de camping, podrás prestar atención a tu reloj interior. Permítete dormir lo que necesites y que el sol sea tu despertador. Será reparador.

3.- Valora las pequeñas cosas de la vida

Después de pasar unos días en la naturaleza, al volver a casa, te hará valorar esas pequeñas cosas que cotidianamente no le prestas atención, como una ducha con agua caliente, una cama y un techo donde dormir.

4.- Te aleja de la dependencia tecnológica.

Es el momento de experimentar la vida no a través de una pantalla, sino a través de tus propios ojos. Que no te venga la ansiedad por compartir la calma, el sonido de ese pájaro o lo feliz que estás habiendo escalado una determinada montaña en las redes sociales. Dedícate a disfrutar. Estos momentos son para ti. Siéntelos al máximo y aleja completamente la tecnología de ti. Esta nos ciega, nos condiciona y nos genera una gran dependencia. Al menos una vez en la vida, deberíamos probar a ir de camping, mientras nos alejamos de las redes sociales y reconectamos de esta manera tan maravillosa con nosotros y con el mundo.

5.- Mejora el estado de ánimo.

La luz del sol, respirar el aire puro y la actividad física promueven que nuestro cuerpo genere más serotonina. Sí, se trata de la famosa hormona de la felicidad que nos hace sentir alegres.

6.- Ayuda a crear vínculos.

El simple hecho de cambiar de entorno nos hace actuar y comunicarnos de forma distinta; además, estar en la naturaleza propicia que estemos más receptivos y relajados. Por lo tanto, disfrutamos mucho más de las conversaciones y las actividades conjuntas nos hacen conectar.

7.- Aumenta los niveles de vitamina D.

La luz solar es la principal fuente de vitamina D, la cual es beneficiosa para nuestra salud ósea y mental. Por lo tanto, no nos imaginamos un lugar mejor para disfrutar del sol que el camping.

8.- Ayuda a mantener la mente ocupada.

Pero no se trata de pensar en nuestra rutina diaria, sino de liberar nuestra mente y adaptarnos a la vida en medio de la naturaleza. Afrontar actividades nuevas.

9.- Aire fresco.

Es posible que no te des cuenta de lo escaso que es el aire fresco en tu vida cotidiana. Cuando te vas de campamento, puedes respirar los maravillosos aromas del aire libre, así como el olor de la cena cocinada sobre las brasas.

10.- Aumenta la confianza. Desarrollo de nuevas habilidades

Cuando acampas, es casi imposible no desarrollar habilidades. Es una gran oportunidad para aprender cosas nuevas, por ejemplo, aprender a montar la tienda de campaña, hacer nudos, encender el fuego, cocinar al exterior y más. En la vida, es importante tener estas habilidades y, sin embargo, a menudo no tenemos la oportunidad de desarrollarlas durante el transcurso de nuestras ocupadas agendas

0 Comentarios

No Comentarios Aún!

Se el primer comentario Comenta este post!

Leave a Reply