Aprende a planificar tu excursión

Aprende a planificar tu excursión

Es importante tener en cuenta que, tanto si tu salida consiste en una excursión de un día como de una expedición de varias semanas , tienes que planificarla al detalle. Es muy aconsejable contar con un plan básico para esas salidas más habituales, al que le irás añadiendo la información complementaria que vayas aprendiendo con la práctica.

Evitar  el “OJALÁ”

Sabemos que es imposible planificar todas las eventualidades que podemos tener al momento de salir a nuestra aventura, pero lo que si podemos hacer es analizar el tipo de salida que pensamos efectuar y asegurarnos de que , si se produce una situación de emergencia, no nos va a sorprender y hacer que pensemos en que deberíamos haber hecho las cosas de diferente manera.

Hacer  que se minimice las posibilidades de que se dé una situación de “ojalá ” se lograran durante la fase de planificación. Estudia los problemas y los riesgos potenciales, planifica como evitarlos y equípate para afrontarlos.

Prioridades

Al momento de planificar una salida siempre se debe empezar con lo más importante,  lo más básico.  Se trata de las cosas que, si no se organizan con atención,   impedirán realizar la salida.

Salir en grupo

Si se planea salir en una expedición de grupo, recuerda que la dinámica desempeñará un importante papel en el éxito,  o el fracaso, de la aventura. Las diversas situaciones estresantes ( como de supervivencia) , pueden sacar a relucir lo mejor o lo peor de las personas.

Si se piensa planificar una salida larga, es recomendable organizar varias salidas más cortas a modo de práctica.  Esto no sólo te ayudará a saber que equipo es el que debes llevar y hacer práctica de su uso, si no que, además,  los miembros del equipo podrán valorar cómo funcionan en grupo. De este modo podrás organizar y conocer el equipo con mayor eficacia.

Si tu grupo cuenta con hombres y mujeres, es importante tenerlo en cuenta en la fase de planificación. Se tendrá que considerar cuestiones como el descanso nocturno y el aseo, así como la responsabilidad de cada uno.  Tenemos que tener en cuenta que dar por hecho que las mujeres cocinaron mientras los hombres preparan el campamento no es la mejor manera de planificar.

En caso de que tu grupo sea mixto en cuanto a la edad pueden presentar distintos niveles de forma física influyendo el ritmo de la expedición. No obstante los miembros de más edad aportarán,  a falta de forma física,  su posible experiencia. Cabe mencionar que no siempre los de mayor edad tienen menos estado físico que los de menor edad, será necesario evaluar cada estado físico y asignar a una persona con cada grupo.

Entrenamiento personal

Como mencionamos en nuestra nota  Preparación psicológica en la supervivencia , entrenarse mental y físicamente así como practicar con el equipo que utilizarás puede ser obvio, pero con frecuencia lo evidente se pasa por alto. Al realizar esto, aprovechará al máximo su viaje y alcanzará un nivel un nivel de preparación que le permitirá funcionar cómodamente dentro de sus propias capacidades.

Duplique en el entrenamiento lo que tiene pensado hacer durante su expedición. Ya sea que te lo plantees de forma gradual, a lo largo de varias semanas o meses, ten en cuenta lo siguiente:

El entorno: Investiga qué condiciones climáticas tendrá el lugar a donde vas (extremas y medías) ya que, por ejemplo, en algunas zonas puede que durante el día haga calor, pero por la noche las temperaturas desciendan bajo cero.

Peso: Al entrenar, incrementa el peso de tu mochila hasta alcanzar el que vayas a llevar durante tu expulsión. De este modo, no solo te acostumbraras al peso,  sino que podrás decidir qué es importante llevar y de qué puedes prescindir.

Distancia: Si piensas recorrer una distancia larga, es recomendable durante el entrenamiento recorrer cierta distancia al día, esto ayudara a que te vayas acostumbrando y preparando tu cuerpo.

Entrenamiento con el equipo

Al realizar el entrenamiento persona, utiliza el equipo siempre que puedas e investiga las mejores opciones para el manejo durante la práctica en condiciones realistas. De esta manera, verás tus puntos fuertes y débiles, dándote la oportunidad de conocer más sobre los usos.

Antes de salir, piensa siempre en las necesidades que puedan surgir y asegúrate de estar capacitado para resolverlas.

0 Comentarios

No Comentarios Aún!

Se el primer comentario Comenta este post!

Leave a Reply