¿Cómo lavar la casa de campaña?

¿Cómo lavar la casa de campaña?

Es de lo más normal regresar a casa de una escapada en la naturaleza con una carpa sucia y polvosa. Las casas de campaña deben recibir un mantenimiento adecuado para mantenerlas en buenas condiciones.

Durante el campamento:

Sacude la tienda y limpia la humedad con un paño. Si llueve, no quedará más que guardarla así y una vez en casa deberás secar para evitar que la tela se dañe. Arma la tienda, como en el campamento, si se coloca plana, parte de la tela podría superponerse y dejar manchas húmedas. Voltea la carpa después de un tiempo para que el piso también se seque.

Limpia las cremalleras

Vemos muchos problemas con las cremalleras cuando los dientes se llenan de polvo, suciedad y escombros. Lo más recomendable es limpiar con un trapo húmedo todos los cierres para evitar que se llene de tierra, arena u otros objetos.

Sacude la tienda de campaña

Es importante que antes de doblar y guardar la casa de campaña, sacudas todo el polvo y migajas que pudiera.

Paso a Paso Para Limpiar la tienda ya en casa:

Suministros: Esto es lo que necesitará para limpiar una tienda sucia:

  • Agua fría
  • Jabón para platos suave sin fragancia
  • Limpiador diseñado específicamente para equipos y ropa para actividades al aire libre, como Nikwax
  • Esponja para trastes
  1. Limpiar las manchas con jabón: use suavemente el paño o la esponja y una pequeña cantidad de jabón suave para platos para limpiar las áreas muy sucias.
  2. Enjuaga bien: Puede que tenga que hacer esto varias veces para quitar todo el jabón de la tienda.
  3. Seca completamente: Coloca la tienda de campaña o cuélgala en un área fresca y sombreada hasta que esté completamente seca.
  4. Si hay savia de pino en su tienda: limpie la tienda con productos a base de alcohol como desinfectantes para manos o toallitas húmedas. Asegúrese de enjuagar bien con agua una vez que se elimine la savia.
  5. Si las cremalleras no funcionan bien: toma un cepillo de dientes y limpie cualquier residuo de tierra, suciedad, o lodo que esté atrapado en los dientes de la cremallera. Para la suciedad pegada, enjuague la cremallera con agua y luego cepille.