Café y montaña: Beneficios de su consumo

Café y montaña: Beneficios de su consumo

“Un pastor vio cómo sus cabras sufrían efectos revitalizantes tras consumir las semillas de un arbusto.” Ese arbusto, siglos después, es uno de los cultivos más importantes del mundo, el café, una bebida que diariamente consumen millones de personas en todo el mundo.

Siendo una bebida tan consumida por personas corrientes, la siguiente pregunta se basa en su idoneidad como bebida para un deportista en general.

Un café por la mañana es una necesidad para muchos alpinistas. Te despierta, te da energía a la hora de entrenar, activa tu cuerpo… Pero hay más razones para seguir bebiéndolo.

Las últimas investigaciones demuestran que el consumo de café es, mayoritariamente, un hábito saludable que puede mejorar tu felicidad y quitarte el estrés, así como reduce el riesgo de enfermedades. La cafeína no es la única sustancia buena del café, siendo éste una fuente rica de antioxidantes, lo que significa que los que optan por el descafeinado también se benefician.  La toma de café antes de un entrenamiento o durante el ascenso  puede tener grandes beneficios para un deportista; el principal es un aumento del rendimiento en la actividad deportiva por sus propiedades estimulantes. Eso sí, la clave es saber cuándo tomarse esa taza de café, y lo recomendable es hacerlo una hora antes de comenzar el ejercicio.

Otro de los  beneficios  es que se trata de una bebida rica en antioxidantes, lo que nos ayudará también a eliminar esos radicales libres que se amontonan en nuestro organismo tras una sesión de entrenamiento o una competición.

Uno de los “músculos” más importantes para el el montañista es el corazón; pues bien, la toma moderada de café también nos puede aportar en ese sentido,  la toma –también moderada- de café diariamente reduce el peligro de sufrir alguna enfermedad relacionada con nuestro corazón.

Pero no es el único órgano que vamos a proteger cuando tomemos café, ya que esta bebida nos ayudará también con el hígado; una o dos tazas diarias de café te ayudarán a recuperar funciones hepáticas, de ahí que también sea adecuado para aquellas personas que consumen bebidas alcohólicas.

Los granos de café arábica son ricos en unos antioxidantes llamados ácidos cafeoilquínicos. Consumir tres tazas de café arábica al día durante cuatro semanas puede reducir los marcadores de daño oxidativo del ADN.

Pero también podremos ver que el café tiene efectos positivos en el proceso de recuperación tras un esfuerzo físico; en un estudio realizado con ciclistas, se demostró cómo los que tomaban cafeína después del ejercicio reconstruían sus reservas de glucógeno un 66% más que aquellos que tomaron sólo carbohidratos.


La recomendación es no consumir nunca, aproximadamente, más de cuatro tazas normales de café. Si no nos pasamos, estaremos evitando la mayoría de efectos nocivos que el café y su ingesta masiva pueden tener en nuestro organismo.

0 Comentarios

No Comentarios Aún!

Se el primer comentario Comenta este post!

Leave a Reply