¿Cómo improvisar unas raquetas de nieve?

¿Cómo improvisar unas raquetas de nieve?

La preparación es esencial para desplazarse por terrenos helados. Si no disponemos del calzado adecuado (en una situación al límite). puedes construir unas raquetas de nieve muy sencillas para avanzar más fácilmente sobre la nieve. Para esto, necesitaremos un cuchillo de supervivencia , unas ramas verdes y cuerdas. Esta operación puede llevarnos un buen rato, pero a la larga ahorraras tiempo y esfuerzo.

Para empezar:

Para empezar, corta cinco ramas de madera verde. Estas deben ser del mismo grosor que tu pulgar, más o menos, y de la misma longitud que la distancia entre los pies y las axilas cialis generika deutschland. Prepara 3 piezas más cortas para cruzarlas.

  • Ata con cuerdas los extremos de las cinco ramas más largas.
  • Calcula dónde quedará la parte delantera de la planta del pie y ata una rama transversal sobre las otras cinco. Asegúrate de que tu pie quedará equilibrado.

Ata las cinco ramas en la parte posterior. Es importante que queden lo más seguras posibles.

  • Fija la segunda rama transversal a unos 5 cm de la primera.
  • Ata la tercera rama transversal en el punto donde irá el talón.
  • Repite los pasos 1 y 2 para crear una segunda raqueta antes de pasar al paso 3.

Para el paso 3 colcá los pies sobre las raquetas asegurándote de que la parte delantera de la planta queda en la rama transversal delantera y el talón en la trasera.

  • Ata la bota a la raqueta utilizando cuerdas o cualquier otro tipo de atadura de la cual dispongas. Cerciórate de que el talón queda libre para poder pilotarlo.

Otras opciones

Estos métodos alternativos también te permitirán repartir el peso de tu cuerpo sobre la nieve. Si no dispones de polainas, puedes atarte una bolsa de plástico alrededor de los tobillos para mantener tu pantalón seco.

Con ramas: Consiste en atarte unas ramas a los pies. Procura elegir un árbol con ramas fuertes y densas como las de pino. Asegúrate de poder levantar ligeramente el talón con cada paso. Es un método ideal para distancias cortas, ya que nos permite salir de nieve profunda y llegar a un camino estable.

Con ramas jóvenes: Para este método necesitaras ramas flexibles. Dobla un poco las ramas más largas en forma de lágrima y ata los dos extremos. Si calientas las ramas sobre una hoguera te resultará más fácil doblarlas.
Añade ramas transversales y leña o cuerdas para crear la base.

0 Comentarios

No Comentarios Aún!

Se el primer comentario Comenta este post!

Leave a Reply